Muelas del juicio: guía completa para conocerlas mejor

muelas-juicio

Generalmente, todos tenemos muelas del juicio, también llamadas cordales. Sin embargo, hay algunas personas a las que no les salen nunca. En la Clínica Cemeq te ayudamos evitar molestias relacionadas con tu dentadura.

Prácticamente todo el mundo ha oído hablar de las muelas del juicio alguna vez en su vida, pero no todos saben con detalle qué son, cuándo aparecen y cuáles son los problemas que pueden provocar en el resto de los dientes.

Las muelas del juicio también se conocen como cordales y su crecimiento suele ocasionar dolor. Sin embargo, no es una regla general en todas las personas, ya que pueden surgir otras complicaciones mayores.

¿Qué son las muelas del juicio y para qué sirven?

Cuando hablamos de muelas del juicio o cordales, nos referimos a las cuatro piezas dentales que se encuentran en la zona posterior de la boca, por detrás de los segundos molares.

Estas muelas son las últimas en aparecer, lo hacen entre los 17 y los 25 años, dependiendo de las características de cada persona. Aunque pueden crecer a edades más tempranas, o incluso en la edad adulta avanzada, también se da el caso de que no lo hagan nunca.

Como no hay una regla exacta en cuanto a su aparición, existe la posibilidad de que no crezcan cuatro muelas, sino tres, dos o tan solo una. De esta premisa, podemos concluir que la cantidad total de dientes que debe tener una persona adulta cambiará en función de si cuenta con muelas del juicio o no.

Una persona adulta que tenga la dentición definitiva y completa, con los cuatro cordales, contará con 32 piezas dentales. En cambio, si no le ha crecido ninguna de las muelas del juicio, contará con 28 dientes definitivos. En este contexto, ya que no existe una regla general que marque la pauta en el crecimiento de cada persona, es normal preguntarse: ¿para qué tenemos muelas del juicio?

Un dato curioso es que las muelas del juicio son originarias de tiempos prehistóricos Las personas de esa época requerían de mandíbulas sumamente desarrolladas para masticar ciertos alimentos comunes en aquellos tiempos, como la carne de los animales más fuertes. Por ello, contaban con más espacio en la mandíbula, para el nacimiento y desarrollo de las cordales.

Más tarde, a medida que fue evolucionando la especie humana, se manifestó un cambio. Las mandíbulas disminuyeron adaptándose así a la nueva dieta de las personas.

Las muelas del juicio no son fundamentales en nuestra boca, recomendándose su extracción si generan problemas como dolores o modificaciones en la oclusión. Por supuesto, será el odontólogo quien evalúe las condiciones del paciente para determinar la extracción de las muelas del juicio.

¿Cómo saber si te están saliendo las muelas del juicio?

Existen personas que no manifiestan síntomas del crecimiento de las muelas del juicio, especialmente si salen alineadas y completamente sanas.

Pero en los casos en los que se presenta síntomas como dolores muy intensos, inflamación y hasta infecciones importantes, requieren atención médica. Esto sucede cuando las cordales crecen de manera inclinada o torcida y no de forma vertical, que es la correcta.

También puede suceder que las muelas del juicio salgan parcialmente, debido al poco espacio del que disponen.

¿Qué problemas surgen con la aparición de las muelas del juicio?

El principal problema que genera la aparición de las muelas del juicio es el dolor agudo y constante en la zona donde están creciendo.

Pero también puede generar otros problemas, ya que la falta de un espacio adecuado para el crecimiento puede comprometer toda la estructura de la cavidad bucal.

Cuando los dientes empiezan a sufrir apiñamiento se complica la higiene bucodental de la persona. El sarro y las bacterias ubicadas en los dientes se van acumulando en zonas de difícil acceso para el cepillo, desfavoreciendo a la correcta limpieza bucodental.

Además, es importante mencionar que las cordales generalmente se asocian con la formación de quistes en las encías, sobre todo aquellas muelas que están metidas completamente en la mandíbula y se cubren con el tejido blando de la boca.

¿Cómo se extraen las muelas del juicio?

Las operaciones de extracción de muelas del juicio se llevan a cabo por un odontólogo especialista en cirugías e implantes dentales, y otro especializado en cirugía maxilofacial. Solo estos profesionales pueden determinar si es necesario aplicar una operación de extracción.

Ya comentamos anteriormente que, al no poseer una función específica y necesaria, las muelas del juicio solamente son extraídas si están presentando problemas y afectan a la salud bucodental. Generalmente, la decisión de extraer la muela del juicio se toma cuando la sintomatología es muy evidente y el dolor y las molestias son insoportables.

En algunos casos, el odontólogo se basa en el resultado de las radiografías previamente realizadas para determinar la necesidad de operar, antes de la aparición de los primeros síntomas. La cirugía suele ser bastante sencilla y se realiza mediante la aplicación de anestesia local.

¿Cómo es la recuperación del paciente después de la cirugía de las muelas del juicio?

Una vez que la cirugía haya finalizado, el paciente necesitará un tiempo para recuperarse, que variará en función del éxito de la intervención. Por supuesto, deberá esperar a que el efecto de la sedación pase definitivamente.

En las primeras horas posteriores a la cirugía, el paciente deberá cumplir unas pautas y tener paciencia frente a ciertos síntomas que a continuación mencionamos:

  • Sangrado bucal: Es habitual en las primeras horas, pero si el sangrado continúa sin detenerse se debe consultar con el cirujano. Para absorber la sangre, puedes utilizar una gasa higiénica y húmeda en el área donde la encía tiene la hemorragia.
  • Inflamación de la encía: Esta reacción es muy normal. La hinchazón e inflamación de la encía permanecerá, al menos, durante las primeras horas tras la operación. Para aliviar estos dolores, te recomendamos aplicar bolsas frías en la zona dolorida.
  • Dolores habituales: El odontólogo que ha realizado la intervención te recetará algún medicamento para aliviar el dolor. Es indispensable respetar al pie de la letra las recomendaciones, y no excederse ni acortar las dosis sugeridas por el odontólogo o cirujano maxilofacial.
  • Sensibilidad a ciertos alimentos: Se recomienda que la dieta se base, durante las primeras horas, en bebidas frías, evitando consumir bebidas calientes y alimentos sólidos hasta que lo indique el odontólogo.

Las consecuencias de la aparición de las muelas del juicio y la cirugía para su extracción pueden ser distintas en un paciente a otro. La consulta con tu odontólogo o cirujano maxilofacial es imprescindible en estos casos para determinar el tratamiento adecuado.

Gana la batalla a las muelas del juicio en el Centro Médico y Quirúrgico CEMEQ

En nuestro centro médico y quirúrgico en Valencia encontrarás a los mejores especialistas de España, con la más alta profesionalidad en la solución de anomalías que ponen en riesgo tu salud bucodental a corto y largo plazo, siempre con la utilización de la tecnología más innovadora disponible en la medicina.

Ofrecemos soluciones exitosas y completamente garantizadas, siempre adaptándonos a las necesidades de nuestros pacientes y el grado de su afección.

Si tienes un problema bucodental (molestias en las muelas del juicio, caries, maloclusiones…) o quieres realizarte un tratamiento estético (rejuvenecimiento facial y arrugas, aumento de labios, peeling facial…), no dudes en consultarnos. Solicita tu 1ª consulta gratuita y visítanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *