Periodontitis: qué es y cuáles son sus síntomas

periodontitis - Clínica Cemeq

La periodontitis es una de las afecciones bucales más comunes entre las personas en edad adulta. Según varios estudios realizados y publicados por la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), la frecuencia de su aparición va en aumento a medida que las personas van cumpliendo años.

Los datos indicados por la SEPA afirman que el 34,5 % de las personas menores de 15 años poseen encías sanas, mientras que al menos el 65,5 % manifiesta algún signo de anomalía bucal.

¿Conoces de qué se trata la periodontitis y cómo podemos tratar esta peligrosa enfermedad que daña la salud bucodental? ¡Te lo contamos en este post!

¿Qué es la periodontitis?

Es una enfermedad de las encías, una grave infección que daña el tejido blando. Sin el tratamiento oportuno, el hueso que sirve de sostén a las piezas dentales puede dañarse. La periodontitis provoca, generalmente, que los dientes sufran aflojamiento y hasta lleguen a perderse.

Las enfermedades periodontales son: la gingivitis y la periodontitis, siendo esta última una fase más evolucionada y peligrosa que la primera. Ambas enfermedades comparten el mismo origen: la acumulación de placa bacteriana en la cavidad bucal a causa de una mala higiene oral.

Los problemas que hacen que una higiene bucal sea deficiente son:

Falta de cepillado

Si la persona no se cepilla los dientes después de cada comida, al levantarse y antes de acostarse, es muy probable que genere acumulación de placa bacteriana que dé origen a este tipo de enfermedades periodontales.

Cepillado incorrecto

Bien sea por las técnicas aplicadas, por el uso de un cepillo de mala calidad o porque el tiempo de cepillado es demasiado breve para llegar a todas las partes necesarias para asegurar la limpieza completa.

¿Por qué la periodontitis es más peligrosa que la gingivitis?

Ambas enfermedades tienen su origen en la acumulación de placa bacteriana en la boca, pero la periodontitis, también llamada piorrea, es mucho más grave que la gingivitis. Es necesario destacar que el nivel de gravedad de esta enfermedad se determina por el avance y evolución de las bacterias que hemos mencionado.

Ya que la gingivitis responde a una primera etapa, la placa bacteriana se ubica solamente en la superficie de las mucosas blandas, es decir, de las encías. Significa que, con una rutina de cepillado más adecuada, además de una asistencia profesional en una clínica dental especializada, estas bacterias desaparecerán.

Por otra parte, podríamos decir que una periodontitis es una gingivitis que no ha sido tratada. Las bacterias han seguido almacenándose y no solo se ubican en las áreas superficiales, sino que han logrado llegar a la parte interna de las encías.

La periodontitis o piorrea progresará hasta llegar a la raíz y el hueso del diente, provocando riesgos sobre el soporte del diente y, en consecuencia, la supervivencia de la pieza dental.

En este proceso, las bacterias se ubican en espacios más profundos, dificultando su eliminación solamente con el cepillado diario o con una limpieza dental en la clínica dental. Para que un paciente pueda sanar esta enfermedad, deberá someterse a un tratamiento periodontal.

¿Qué síntomas ocasiona la periodontitis?

Antes de explicar los síntomas provocados por la periodontitis, es necesario conocer los tres principales estados clínicos que ocasionan la primera fase, que es la gingivitis. Son los siguientes:

  • Sangrado: Se manifiesta el sangrado de encías espontáneamente al cepillarte los dientes o cuando estás comiendo, entre otros. Por ejemplo, cuando comes una manzana y, tras cada mordida, quedan unas ligeras manchas de sangre, señal de enfermedad periodontal.
  • Inflamación: La inflamación de encías en pacientes con gingivitis es mucho más evidente y notoria de lo normal. La inflamación puede no apreciarse a simple vista, pero te darás cuenta por la sensibilidad de las encías al comer.
  • Enrojecimiento: Las encías sanas poseen un color rosado. En cambio, unas encías afectadas con gingivitis presentan un color rojo brillante.

Estos tres síntomas descritos son los que se manifiestan principalmente en la primera fase de la enfermedad periodontal. Cuando avanza la enfermedad hasta llegar a piorrea o periodontitis, las señales mencionadas van acompañadas de otras más fuertes:

  • Halitosis: Es común presentar cierto nivel de mal aliento, especialmente al levantarse o después de comer ciertos alimentos. Cuando esta situación se hace permanente, estamos frente a un claro signo de periodontitis.
  • Retracción gingival: La retracción de las encías se genera cuando las bacterias van dañando la mucosa bucal. Esto produce que la raíz del diente sea visible y exista la percepción de que los dientes son más largos.
  • Sensibilidad dental: Este síntoma se relaciona con la retracción de las encías. Al quedar el diente expuesto hasta su raíz, empezarás a tener sensibilidad, bien en el momento del cepillado o cuando consumes determinadas bebidas o comidas. Esto ocurre porque la raíz es mucho más sensible que la corona dental, por eso la encía es vital para protegerla.
  • Espacios entre los dientes: La misma retracción gingival provoca que, gracias a las bacterias, los espacios entre los dientes sean mayores. Estos espacios, que también son conocidos como troneras, visualmente tienen el aspecto de unos triángulos negros pequeños.
  • Movilidad de las piezas dentales: La evolución de la periodontitis también ayuda a que se muevan los dientes más dañados por la acción de las bacterias. Quiere decir que si te tocas algún diente, notarás que no se mantiene fijo. Este síntoma es realmente grave, ya que confirma que la infección ha dañado considerablemente el hueso provocando que los dientes pierdan una parte del sistema que ayuda a la sujeción, corriendo el riesgo de perder la pieza dental.

Como has podido observar, estos síntomas van evolucionando hasta provocar que la enfermedad se agrave dada la ausencia de un tratamiento médico.

Nuestra principal recomendación es que, ante la aparición de los primeros síntomas de esta patología, solicites una cita con el periodoncista para determinar la gravedad de la periodontitis para tratarlo correctamente.

¿Qué tratamientos son utilizados contra la periodontitis?

En el inicio de la piorrea puede tratarse con:

Raspado y alisado radicular

Este tratamiento, conocido como curetaje dental, consiste en eliminar el sarro y las bacterias que están en la superficie de los dientes y por debajo de las encías. Se aplica con instrumentos médicos, con láser o con un dispositivo ultrasónico.

Antibióticos

Los antibióticos orales o tópicos ayudan a controlar la infección bacteriana. Los tópicos suelen ser los enjuagues bucales o geles antibióticos, que se aplicarán sobre el espacio entre los dientes y la encía. Aunque los más comunes son los antibióticos de consumo oral.

Cuando la periodontitis ha avanzado considerablemente, el tratamiento requerido se basa en la cirugía.

Injertos de tejido blando

Cuando pierdes tejido gingival, la línea de las encías va retrocediendo, siendo necesario reforzar el tejido gingival. El injerto de encías se realiza extrayendo una cantidad pequeña de tejido del paladar (o tejido de alguna otra fuente donante) y se procede a adherir a la zona afectada, reduciendo al mínimo la retracción gingival. Además, con este tratamiento, se cubren las raíces que han sido expuestas y se les da a los dientes una apariencia mucho más armoniosa y estética.

Supera la periodontitis con la ayuda del Centro Médico y Quirúrgico CEMEQ

El Centro Médico y Quirúrgico CEMEQ es un centro acreditado de medicina estética y odontología, con equipamiento homologado, tecnología de vanguardia, con un personal altamente cualificado y con gran experiencia en cada uno de los tratamientos que ofrecemos avalados por la sociedad científica.

Si necesitas tratar una periodontitis, un implante dental, el diseño de tu sonrisa, un microinjerto capilar, un aumento de pechos, perder peso… En el Centro Médico y Quirúrgico en Valencia puedes hacerlo. Visítanos y asesórate en tu 1ª visita gratuita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *