¿En qué consiste la cirugía ortognática?

La cirugía ortognática tiene como objetivo corregir las deformidades dento-cráneo-faciales cuando no hay una correcta relación entre los huesos de la cara y la propia dentadura. Esto se consigue mediante una serie de cortes y movimientos óseos tanto en el maxilar superior como en la mandíbula, devolviendo el equilibrio y la armonía al rostro

Más información

Dudas frecuentes sobre la Cirugía Ortognática

Candidatos ideales a cirugía ortognática
  • Pacientes con mordida Clase III, prognatismo o retrognatia
  • Pacientes con mordida Clase II o prognatismo mandibular
  • Pacientes con problemas de maloclusión (mordida abierta, mordida cruzada, sobremordida…)
  • Pacientes con asimetría facial en el tercio inferior del rostro
  • Pacientes con trastornos de la ATM o apnea del sueño
¿Cuáles son las fases de esta intervención?

La cirugía ortognática debe ser realizada en todo momento por un cirujano maxilofacial, único profesional de la medicina preparado para alterar con garantías tanto las partes duras (huesos) como blandas (musculatura) del cuerpo.

Antes de la intervención:

Antes del tratamiento será necesario un análisis morfológico completo del rostro del paciente y todos los elementos que lo conforman, como hueso maxilar, hueso mandibular, huesos cigomáticos, dientes, nariz, regiones orbitales, así como todos los músculos y piel que recubren tanto el rostro como el cuello. Este examen morfológico estará compuesto por diversas pruebas diagnósticas, incluyendo un TAC 3D.
Una vez evaluado el caso, el cirujano maxilofacial y el ortodoncista propondrán un abordaje conjunto, que suele constar en un tratamiento previo de ortodoncia, la propia cirugía ortognática y por último otro tratamiento de ortodoncia para reajustar la sonrisa y obtener la deseada armonía facial.

Intervención:

Respecto a la cirugía ortognática maxilar  consiste en avanzar, retrasar, alargar, acortar o rotar el hueso maxilar para colocarlo en simetría con la mandíbula. Lo hace mediante un corte del hueso maxilar y su colocación en la posición deseada, fijándolo con placas de titanio. Pese a actuar sobre el hueso, su enfoque es mínimamente invasivo, y la intervención duda tres cuartos de hora aproximadamente.
La cirugía ortognática mandibular actúa sobre la mandíbula o maxilar inferior. La más habitual, por el riesgo que puede conllevar el retroceso de la mandíbula por el consiguiente estrechamiento de las vías aéreas, es la consistente en avanzar la mandíbula en pacientes que la presentan retraída respecto al maxilar y de pequeño tamaño, lo que resulta en un perfil muy poco estético (conocido como “de pájaro”). La intervención, mínimamente invasiva también, dura alrededor de media hora.
Es muy habitual recurrir a una cirugía bimaxilar o maxilomandibular, actuando sobre ambos huesos, con el fin de no solo lograr una correcta armonía facial sino también de asegurar una corriente oclusión. En estos casos la duración es de hora y media a dos horas.
En todos los casos la cirugía se realiza con anestesia general y en el ámbito hospitalario.

Resultado de la cirugía ortognática

Una vez corregida la posición y tamaño de los huesos, la mordida del paciente quedará obviamente afectada, por lo que para garantizar el éxito del tratamiento a menudo será necesario complementarlo con una última fase de ortodoncia

¿Qué dura el tratamiento con cirugía ortognática?

Sí. Nuestra área de Atrofia maxilar está especialmente diseñada para recuperar a pacientes desestimados en otros centros por no contar con hueso suficiente para poder ponerse implantes de la manera tradicional

¿Me quedará un rostro bonito y armónico?

Sí. Los tratamientos de atrofia maxilar tienen como objetivo la rehabilitación oral del paciente, devolviéndole todas las piezas dentales perdidas, y permitiendo incluso recuperar una arcada completa a pacientes edéntulos (sin dientes)

¿Cuándo podré hacer vida normal?

El proceso de recuperación postoperatoria dura entre 1 y 3 meses. Pasado ese tiempo el paciente podrá continuar con su proceso de ortodoncia pero realizando ya una vida totalmente normal

¿Es necesario siempre acompañarlo de una ortodoncia?

Si, prácticamente siempre. Hay que tener en cuenta que al cambiar el tamaño y posición de los huesos de la boca, el tratamiento tendrá un efecto notable en la mordida del paciente, que deberá prepararse primero a nivel ortodóncico, y ajustarse posteriormente del mismo modo para lograr los resultados óptimos.

Contacta con nosotros

Pide tu cita en cemeq y disfruta del tratamiento que más se adapte a tus necesidades.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellido*
Consentimiento*
Comunicaciones
Proceso de datos