La mejor solución para cuidar tus dientes

Nuestros dientes pueden recibir daños en sus capas exteriores como producto de un conjunto de factores, entre los que podemos encontrar: traumatismos, bruxismo (rechinamiento de dientes) y una de las afecciones más comunes las caries.

Más información

Dudas frecuentes sobre empaste dental

¿Qué es un empaste dental?

Los empastes dentales consisten en capas protectoras elaborados en varios materiales, los cuales cuentan con la capacidad de fijarse al área en dónde existe una perforación o fisura empleando un cemento especial (en algunos casos), o prescindiendo completamente de pegamentos u otros elementos de adhesión. 

Las soluciones pastosas se aplicarán sobre la abertura hasta cubrirla completamente, solidificándose después a través de la utilización de aparatos especiales. Posteriormente, será necesario modificar la forma del empaste para que se adapte al aspecto visual que debería tener el diente natural del paciente, así como para garantizar la correcta oclusión dental y la función de masticado de alimentos. 

Otras piezas se fabricarán directamente en un laboratorio, el cual le dará la forma deseada fijándose después al lugar correspondiente a través de la utilización del referido cemento odontológico.

Tipos de empastes dentales

Durante el transcurso de la historia de la odontología se han empleado una gran variedad de materiales para crear dichos empastes. En la actualidad pueden conseguirse cuatro tipos de ellos, cada uno con sus características propias y con diferencias notables en cuanto a durabilidad, acabados estéticos, capacidades de cobertura, entre otras características más.

  • Composite: Esta es sin lugar a duda una de las sustancias más empleadas en los empastes, ya que su color y textura es muy similar al del diente del paciente, lo que lleva a que sea prácticamente imperceptible si se aplica adecuadamente. En su elaboración intervienen diversos materiales sintéticos (polímeros), los cuales se combinan para conseguir una consistencia homogénea.
  • Amalgamas de plata: Este tipo de amalgama se forma por una aleación de varios metales entre los que se encuentran: plata, cobre, estaño y mercurio. Este es un material que puede utilizarse para cubrir grandes extensiones del diente y resulta relativamente económico. La misma se aplica directamente sobre el diente en una consulta odontológica.
  • Oro: Es una opción muy duradera y resistente, así como es muy bien tolerada por los tejidos blandos de la boca. Estos empastes deberán ser elaborados en laboratorios protésicos y después fijados sobre la dentadura del interesado mediante la aplicación de cemento odontológico. Es una de las opciones más costosas, pero garantiza los mejores resultados en funcionalidad.
  • Porcelana: La porcelana se utiliza muy a menudo en la elaboración de prótesis, ya que su apariencia es muy similar a la que presenta el esmalte de nuestros dientes. Es una opción muy resistente ante las manchas y suele emplearse cuando debe reemplazarse una gran porción del diente. Las piezas de porcelanas se elaborarán en laboratorios y se ubicará en el lugar que les corresponde por parte de un odontólogo.
¿Cuándo debes aplicarte empastes dentales?

Los empastes dentales deben aplicarse cuando se ha tenido una caries o un traumatismo y existen perforaciones o zanjas en tus dientes que pueden llevar a exponer la dentina u otros componentes internos de los mismos ante infecciones bacterianas. Si dichos patógenos afectan esos elementos profundos, los mismos deberán removerse mediante un tratamiento de conducto.

¿El procedimiento de instalación de los empastes es doloroso?

En algunos casos, antes de aplicar un empaste puede ser necesario remover parte del esmalte dental y otros tejidos afectados por infecciones bacterianas. Sin embargo, esto se realiza bajo anestesia local para evitar que el usuario sienta molestias o dolor. 

Durante las fechas posteriores a la aplicación del empaste es probable que se presenten unas pequeñas molestias que desaparecerán al cabo de unos pocos días. Nuestros odontólogos te aseguran la utilización de técnicas mínimamente invasivas para garantizarte una recuperación más rápida y libre de dolor.

¿Cuánto duran los empastes dentales?

Los empastes dentales tienen distintas duraciones en función del tipo de material que se ha utilizado en su elaboración. En tal sentido, se estima que las piezas de oro y porcelana pueden durar más de 20 años, mientras que las de composite y amalgama pueden alcanzar una vida media de 10 años.

Algunas de ellas pueden deteriorarse antes de tiempo como consecuencia de traumatismos fuertes.

¿Cómo es el procedimiento de instalación de empastes dentales?

Este es un procedimiento muy sencillo que puede llevarse a cabo de modo ambulatorio en 50 minutos o menos. Dependiendo del tipo de empaste seleccionado es probable que tengas que acudir una o más veces antes de su instalación. Si presentas caries deberá ser eliminada parte del tejido de los componentes afectados como medida previa a la obturación.

¿En qué casos se contraindica la utilización de empastes dentales?

En algunos casos se han dado alergias ante algunos de los materiales utilizados en los empastes. Por ello, antes de sugerir la utilización de alguno de ellos el odontólogo deberá evaluar tu historial médico, a fines de verificar si has tenido precedentes de alergia a las sustancias más comunes en este contexto.

Contacta con nosotros

Pide tu cita en cemeq y disfruta del tratamiento que más se adapte a tus necesidades.

"*" señala los campos obligatorios

Nombre y Apellido*
Consentimiento*
Comunicaciones
Proceso de datos